Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Llegó la primavera: alimentación, piel, cabello y sol.

primavera-y-mujer.jpgTodos esperamos la primavera con ganas, sin embargo cuando llega, trae consigo días de sol y un clima más agradable, pero también algunos pequeños males pasajeros propios de la estación.

Se sabe que la primavera es una estación de cambios que, a veces, comportan síntomas poco simpáticos. Entonces es el momento, mientras sacamos los vestidos más livianos y damos a la casa un aspecto más primaveral, de ocuparnos de nosotras mismas.

Recordemos, por ejemplo, que ha llegado la estación ideal para limpiar nuestro organismo con una alimentación sana:

Aumentar las porciones de verdura, aprovechar las nuevas frutas de estación, evitar las salsas preparadas y los dulces favoreciendo el consumo de pescado y carnas magras. Comer ensaladas de hojas verdes, evitando los acompañamientos con grasas, como las patatas fritas o al horno con aceite o mantequilla que ya no nos sirven para estas temperaturas. Condimentar con jugo limón, dejándo de lado los aliños listos del supermercado.

Por la mañana a primera hora, beber un vaso de agua con unas gotas de limón o una tisana de hierbas desintoxicantes (por ejemplo, alcohofas).

La limpieza por dentro se nota en la misma piel y el cabello:

La piel también -especiamente de quienes viven en la ciudad – necesita cuidados especiales en esta estación. Entonces es la ocasión para pedir hora con el esteticista o al menos dedicarte un poco de tiempo para un cuidado más profundo. Para los que no son tolerantes al jabón, hoy en el mercado hay detergentes delicados – es decir con un PH de alrededor de 5,5, similar al de la piel- y no-alergénicos, aptos para todo tipo de piel, sin olvidar que algunos dermatólogos consideran que el mejor detergente es un disco de algodón embebido en yogur descremado enjuagado con agua fresca.

No olvidemos el cabello: aquellos que sufren de caspa se encontrarán aliviados en esta estación que atenúa la molestias propias del problema; mientras que los que tienen cabellos frágiles y delicados encontrarán algún pelo más en el cepillo.

Con el cambio de estación, perder un poco de cabello es fisiológico, sobretodo después del lavado que arrastra con todos los pelos que habian terminado el ciclo vital juntos. Para evitar problemas es importante usar un cepillo suave, un shampoo delicado –  los neutros para niños pueden ir muy bien- y un masaje delicado durante el lavado que insista suavemente en el cuero cabelludo donde se acumula la suciedad. Si la caída de cabello parece abundante, es aconsejable dirigirse al médico: podría depender de problemas orgánicos, como mal funcionamiento de la glándula tiroideas o una carencia de hierro.

Con la piel y los cabellos en buenas condiciones, iremos a disfrutar de las exposiciones al sol que nos ofrecen estos días más largos. Atención con los primeros soles, algunos errores que debemos evitar y precauciones que debemos tomar:

El sol es beneficioso si lo tomamos con moderación y sobretodo con la protección adecuada. Las quemaduras son sólo la primera reacción visible de la exposición prolongada a los rayos ultravioletas que pueden provocar hasta dermatitis crónica, reacciones de fotosensibilización y alergias. Es importante filtrar correctamente los rayos solares ya que puede dañar las fibras elásticas, llevando a un envejecimiento precoz de la piel. Sin olvidar que algunas lesiones, en un largo plazo, pueden provocar distintos tipos de cánceres cutáneos.

Nunca tomar sol sin protección, usar la adecuada según el tipo de piel y gafas de sol. Recordemos que las lámparas solares emiten una luz más directa, por lo tanto más nociva que el sol.

Con las precauciones correspondientes, el sol es un buen aleado. Se ha demostrado que existe una melancolia relacionada con los meses más oscuros – los americanos hablan del “winter blus” – que desaparece con los primeros soles de la primavera si se expone un tiempo al sol durante los primeras horas de la mañana. Este mismo sistema puede ayudar también a quien se ve afectado por el inicio de la nueva hora legal, el mejor método para combatir este pequeño “jet lag” natural es exponerse lo antes posible a la luz del sol para acelerar la adecuación natural a los nuevos ritmos.

Y… ¡a disfutar de la Primavera!

Comentarios
  1. soranyi
  2. yuleidis polo
  3. yuleidis polo
  4. RITA
  5. denisse
  6. Junior
  7. catalina
  8. Helida
  9. patricia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =